Búsqueda personalizada

TENIASIS POR TAENIA SOLIUM Y TAENIA SAGINATA

 

Presentan distribución geográfica amplia, principalmente la segunda. Por ser parásitos que se observan fácilmente, fueron reconocidos desde antigüedad, tanto en su forma adulta como en la etapa larvaria.

 

Agentes etiológicos o causales

 

T. solium y T. saginata viven en el intestino delgado, principalmente yeyuno, adheridas por el escólex. Los proglótides grávidos terminales se desprenden y salen espontáneamente o mezclados con las materias fecales. Estos proglótides tienen movimientos de contracción y alargamiento, más pronunciado en T. saginata, los que les permite desplazarse lentamente. El contenido de ellos es esencialmente el útero remificado lleno de huevos, que son redondeados o ligeramente ovalados, de aproximadamente 30 a 40 micras de diámetro, con doble membrana gruesa y radiada que le da semejanza a una llanta, son de color café y presentan en su interior el embrión hexacanto u oncosfera, con 3 pares de ganchos. Los huevos inmaduros están rodeados de una membrana transparente de 2 a 3 veces su diámetro. Estos huevos son iguales morfológicamente para las 2 especies.

A simple vista los parásitos son aplanados y se observan como una cinta blanca o amarillosa con un extremo más delgado que corresponde al escólex, del tamaño de una cabeza de alfiler, de 1-2 mm de diámetro. Al microscopio se observan las 4 ventosas del escólex en ambas tenias y en T. solium el

rostelo provisto de una doble corona de ganchos en número aproximado de 30. El escólex se continúa con un cuello delgado, el cual se va ensanchando hasta alcanzar el tamaño de un 1cm, en los proglótides inmaduros. Le siguen los proglótides maduros, un poco más anchos que largos y en la parte terminal del parásito están los grávidos que son 3 veces más largos que anchos. Las principales diferencias para el diagnostico de las 2 especies se enumeran a continuación.

 

 

Imagen tomada de www.viarural.com.ar

 

 

 

Taenia solium (la solitaria)

 

1. Escólex con 4 ventosas y un rostelo con corona doble de ganchos.

2. Proglótides grávidos con menos de 12 ramas uterinas principales a cada lado.

3. Menor tamaño (hasta 5 metros) y menor número de proglótides (hasta 1.000).

4. Los proglótides grávidos salen solos con menos frecuencia, en cambio se observa eliminación de porciones de estróbilo con la defecación.

5. Presenta 3 lóbulos ováricos en los proglótides maduros y carece de esfínter vaginal.

 

Taenia saginata

   

1. Escólex con 4 ventosas sin rostelo ni ganchos.

2. Proglótides grávido con más de 12 ramas principales a cada lado.

3. Mayor tamaño (hasta 10 metros) y mayor número de proglótides (hasta 2.000).

4. Los proglótides grávidos se eliminan por el ano con más frecuencia y salen espontáneamente, sueltos y con movimiento activo.

5. Presenta 2 lóbulos ováricos en los proglótides maduros y posee esfínter vaginal.

 

Imagen tomada del: www.correodelmaestro.com

 

Taenia Asiática

 

En países del Lejano Oriente se ha descrito una subespecie de T. saginata, llamada Taenia Asiática, descrita inicialmente como Taenia de Taiwan. Las principales diferencias morfológicas son un rostelo prominente, sin ganchos y las ramas uterinas de los proglótides grávidos muy cortas. Los cisticercos son pequeños, presentan ganchos y se encuentran en el hígado de cerdos y otros animales. Al comer este hígado crudo se produce la infección intestinal por el parásito adulto.

 

Ciclo de vida

 

El hombre es el único huésped definitivo natural para estas 2 tenias, las cuales se adquieren al ingerir carne cruda o mal cocida, infectadas por larvas. Los pacientes parasitados eliminan proglótides por el ano, espontáneamente o con las materias fecales. Cuando caen en la tierra se desintegran y liberan los huevos en el suelo. Raramente salen los huevos en el intestino y son eliminados con las disposiciones. Los huevos son infectantes inmediatamente salen, sin necesidad de embrionar en la tierra. Cuando son ingeridos por animales que actúan como huéspedes intermediarios, los embriones hexacantos se liberan en el intestino delgado, penetran la pared de éste y por la circulación van a localizarse en diversos sitios del organismo, principalmente en los músculos estriados. La larva forma una membrana transparente y origina un quiste que tiene en su interior  líquido y escólex. Este quiste se llama cisticerco, el cual la ser ingerido por el hombre, en carne cruda o mal cocida, evagina el escólex en el intestino delgado. Este se adhiere a la mucosa, forma proglótides y da origen a la tenia adulta. El período prepatente en el hombre es de 2 a 3 meses.

Para T. solium es huésped intermediario es el cerdo. El hombre también puede ser huésped intermediario y sufrir la cisticercosis, la cual se tratará en el capítulo sobre Parasitosis tisulares por larvas de helmintos. El cisticerco de T. solium es ovalado, mide 5 mm de ancho y 10 mm de largo, posee un escólex invaginado con ventosas y ganchos.

Para T. saginata actúan como huéspedes intermediario los animales vacunos. El cisticerco de esta tenia es similar al de T. solium pero no tiene ganchos en su escólex. T. saginata no produce cisticercosis humana.

Los cisticercos de ambas especies, en los huéspedes intermediarios, pueden vivir varios años; al morir se degeneran, se fibrosan y terminan por calificarse. Los parásitos adultos en el intestino humano pueden vivir muchos años, en algunos casos hasta 20.

 

Imagen tomada de www.wikipedia.org

 

Patología   

 

En la mayoría de los pacientes la infección es única, por lo cual se han llamado solitarias; sin embargo, se encuentran casos de teniasis múltiples, principalmente por T. solium. El parásito se fija al intestino delgado por medio de las ventosas en las dos tenias y además por ganchos en T. solium. La patología que causa la tenia es su estado adulto es muy escasa; puede producir irritación mecánica en la mucosa intestinal y rara vez reacción inflamatoria. La patología causada por las larvas de T. solium en el hombre, será tratada como cisticercosis en el capítulo sobre Parasitosis tisulares por larvas de helmintos.

 

Manifestaciones clínicas

 

La salida de los proglótides produce molestia y prurito anal. En infecciones por T. saginata es más frecuente que los proglótides se deslicen por la región perineal, muslos y piernas, adheridos a la piel; en su recorrido dejan a veces un material lechoso muy rico en huevos. Esta eliminación de proglótides es el signo más importante en estas teniasis. Los síntomas digestivos, atribuidos a teniasis, tales como dolor abdominal, retortijones, meteorismo y náuseas, son muy inespecíficos y es difícil establecer si son producidos por el parásito o por otras causas. En causas de teniasis por T. solium que presenten convulsiones u otras manifestaciones neurológicas, debe pensarse en la posibilidad de una cisticercosis concomitante. La observación de los fragmentos del parásito y el saber que aloja en su intestino una tenia de gran tamaño, alerta al paciente para atribuir síntomas muy variados, más por asociación que por mecanismo real de patogenicidad. A esto se debe que se hayan establecidos creencias populares, y aun publicaciones médicas, sobre una gran variedad de síntomas no producidos por la teniasis, como son: aumento o disminución del apetito, pérdida de peso, síntomas digestivos inespecíficos, reacciones alérgicas o tóxicas, etc.

 

Diagnóstico  

 

La orientación principal para el diagnóstico se basa en la observación por parte del paciente, de los fragmentos (proglótides), que salen espontáneamente o en las materias fecales. Al contraerse cambian de tamaño y forma; si se dejan desecar, disminuyen mucho de tamaño y su identificación es difícil. Se recomienda recogerlos y mantenerlos en agua hasta que puedan examinarse. Para esto se agrega un poco de ácido acético con el fin de aclararlos. Al tamizar las materias fecales a través de una malla, se pueden recuperar proglótides. El método más simple para clasificar la especie, se basa en el número de ramas uterinas principales, que salen a cada lado del conducto uterino central del proglótides grávido, que son menos de 12 en T. solium y más de 12 en T. saginata. Esta diferenciación  es útil para fines prácticos, pero se debe advertir que no es absolutamente segura.

La observación puede hacerse en fresco entre dos láminas de vidrio, para lo cual es de ayuda un lente de mano o el microscopio estereoscópico. Pueden hacerse coloraciones especiales que tiñen las ramas uterinas, lo cual permite una mayor seguridad en la clasificación de especie. Para que el número de ramas pueda observarse bien, es necesario que los proglótides sean grávidos, de otra manera no podrá diferenciarse entre las dos especies, a nos ser por estudios  muy cuidadosos de proglótides maduros, que con coloraciones especiales revelan la presencia del tercer lóbulo ovárico en T. solium o del esfínter vaginal en T. saginata. Se ha utilizado la electroforesis para estudiar extractos de las dos tenias, con el fin de hacer la diferenciación de especie.

El diagnóstico de especies se dificulta en muchas ocasiones por la irregularidad en la eliminación de los proglótides o porque éstos no tengan sus ramas uterinas bien diferenciadas. Se estima que si un paciente ha eliminado la mayor parte del cuerpo de la tenia, pero ha conservado el escólex con los proglótides más jóvenes de su cuello, se requieren 3 meses para que elimine de nuevo fragmentos grávidos. Este es, por consiguiente, el tiempo que debe controlarse a los pacientes, después  del tratamiento, para tener certeza de curación.

Si se tiene el escólex debe observarse al microscopio para identificar los ganchos en T. solium o confirmar la ausencia de ellos en T. saginata. El examen de materia fecal es importante observar macroscópicamente la presencia de fragmentos para identificar los huevos en el microscopio. No debe confiarse en este último estudio como método único, pues es frecuente que no se observen huevos al examen coprológico, aunque el paciente tenga el parásito en su intestino. El método de concentración de formoléter es recomendable, por la posibilidad de que existan huevos en poca cantidad. Los huevos de T. solium y T. saginata son indiferenciables entre sí. La posibilidad de diferenciación utilizando la coloración de Ziehl-Neelsen es defendida por algunos autores, quienes han encontrado que se tiñen de rojo los huevos de T. saginata únicamente. Este hallazgo ha sido puesto en duda por otros investigadores.

El método de la cinta engomada de Graham, usada el diagnóstico de oxiuros, puede tener valor en pacientes que estén eliminando proglótides, por la posibilidad que al salir por el ano dejen huevos en la región perianal.

Un importante avance inmunológico en el diagnóstico de teniasis, lo constituye la detención de coproantígenos por el método de ELISA. Esta prueba colorimétrica en materia fecal presenta 85%  de sensibilidad y 95% de especificidad para T. saginata y de reacción cruzada con T. solium. Los huevos avances tecnológicos permiten la diferenciación  de los huevos de las dos especies, utilizando la hibridización del ADN, un método difícil y poco sensible, superado por una prueba de PCR, más sensible y específica, con menor dificultad técnica y que se aplica a la diferenciación de huevos, cisticercos o proglótides.

La negativización del coproantígeno es una prueba de la efectividad del tratamiento de teniasis, cuando éste ha sido efectivo para eliminar el parásito.

 

Epidemiología y prevención

 

La prevención se hace principalmente a dos niveles; general, relacionado con el control de carnes e individual, al hacer su adecuada cocción. Es importante el control que deben practicar las autoridades de salud en los mataderos, así como el conocimiento que debe tener el público consumidor para reconocer la carne infectada. Esto es posible por el tamaño de los cisticercos, que permite observarlo a simple vista o palparlos. La inspección en el animal vivo se hace principalmente en la lengua. La presencia de la cisticercosis en la carne de animales se ha denominado popularmente como "granalla" o "granizado". En la carne para consumo se busca tanto en la superficie como en el interior del músculo. La congelación prolongada y la cocción de la carne, matan las larvas y evitan que sea infectada.

Como en las otras parasitosis intestinales, una medida preventiva general de gran importancia, es la adecuada eliminación de excretas humanas. Mientras que en las otras parasitosis intestinales esta medida previene la contaminación de otras personas, en el caso de las teniasis, se evita la infección de los animales que actúan como huéspedes intermediarios. También es útil para evitar la cisticercosis humana, que se transmite por contaminación fecal.

La epidemiología de T. solium y cisticercosis humana se debe considerar como el complejo teniasis/cisticercosis, en el cual hay que considerar 3 aspectos:

 

a. Los factores que hacen posible la infección de los cerdos a apartir de personas infectadas con la tenia adulta.

b. Los que permitan la adquisición de la tenia intestinal por el hombre al ingerir cisticercos en la carne del cerdo.

c. Los que hacen que el hombre ingiera huevos del parásito a partir de su propia tenia o de la que alberga otras personas.

 

Tratamiento  

 

El tratamiento de la teniasis ha tenido un sorprendente avance con la aparición del praziquantel, que es la droga de elección. Mencionaremos tambien la niclosamida y discutiremos la poca eficiencia  de los benzimidazoles.

 

Praziquantel. Este antihelmíntico derivado piranizin-isoquinolínico, se absorbe rápidamente en el intestino, alcanza sus niveles mayores a las 2 horas de administrado, se metaboliza en el hígado y se elimina completamente a las 24 horas, parcialmente a través de la mucosa gastrointestinal y principalmente por la orina. No se conoce completamente el mecanismo íntimo de acción, pero se sabe que actúa lesionando la membrana de los helmintos o de sus formas larvarias como por ejemplo el cisticerco, por cambios en el intercambio iónico, principalmente de calcio. Los estudios experimentales han demostrado buena tolerancia y baja toxicidad, así como ausencia de efectos teratogénicos o mutagénicos.

Para T. saginata y T. solium hay curación en el 100% con dosis única de 5 a 10 mg/kg. No se presentan efectos secundarios y la droga no requiere dieta especial ni laxante. El parásito se elimina en los días siguientes en forma de mucosidades pues ha sido parcialmente digerido. La comprobación de la curación se hace por que durante los 3 meses siguientes no se eliminan proglótides ni huevos y la pruebe de antígeno fecal para tenia, se torna negativa.

Este medicamento para humanos ha sido usado ampliamente como cestocida en animales, en los cuales es útil en tratamientos en masa. Debido a la buena tolerancia y la eficacia de la dosis única, se recomienda en tratamiento de comunidades humanas endémicas para las parasitosis en las cuales ha demostrado eficacia, esquistosomiasis y teniasis.

 

Niclosamida o clorosalicilamida. Esta droga no se obtiene comercialmente en Colombia pero sí en otros países. Su utilidad está limitada a los lugares donde exista y no se obtenga praziquantel. Es insoluble en agua y poco absorbible del intestino. Actúa por contacto directo con el parásito. El escólex con el parásito se desprende de la mucosa; en algunos casos puede ser parcialmente digerido por acción de las enzimas proteolíticas del intestino. Esto sucede también con otros tenicidas. La droga es muy bien tolerada y no se conocen efectos tóxicos. Se presenta en tabletas de 500 mg. La dosis usual es de 4 tabletas administradas en una sola toma en ayunas, masticadas e ingeridas con poco líquido. Se debe tener la precaución de ingerir alimentos livianos el día anterior y únicamente líquidos en la noche previa. El tratamiento puede repetirse a los pocos días si se considera necesario. Para la eliminación de la tenia en forma rápida y completa puede utilizarse un laxante salino, por ejemplo sulfato de sodio, 15 a 20 g a las 2 horas de haber ingerido la droga. Este laxante es indicación especial en casos de T. solium, para evitar que los proglótides se desintegren y los huevos sean regurgitados al estómago, en cuyo caso se presenta la posibilidad de adquirir cisticercosis por autoinfección interna.

 

Benzimidazoles. Los 3 compuestos usados como antihelmínticos humanos de amplia acción: albendazol, flubendazol y mebendazol, se anuncian comercialmente como efectivos contra teniasis en dosis de 3 días. Nuestra experiencia y la de varios investigadores han mostrado resultados negativos.

 

Criterios de curación  

 

La mejor comprobación de que un paciente haya eliminado la tenia completa, es el hallazgo del escólex después del tratamiento. Este método es complicado y poco usado, requiere recolectar las materias fecales completas de uno a tres días después de administrar la droga. El procedimiento consiste en mezclar las heces con formol al 10% y hacer un filtrado a través de una malla fina. Con esto se obtiene también es estróbilo o las porciones del parásito, que muchas veces salen destruidas por la digestión en el intestino delgado. Como el procedimiento anterior no siempre es posible, se recomienda controlar el paciente durante 3 meses, haciendo exámenes de materias fecales periódicamente para buscar proglótides o huevos, además de los cual el paciente debe observar cuidadosamente si continúa eliminando proglótides. Si a los 3 meses estas observaciones han sido negativas, se puede dar por curado el paciente.

Otro criterio de curación es el examen negativo para antígenos fecales de Taenia.   

 

Volver a inicio