REACTIVO ANTIGLOBULINA HUMANA

Recopilado por el Dr. Samuel E. Rondón Guerra. Jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Central de San Felipe. Estado Yaracuy. Venezuela.

(Prueba de Coombs directa)

El suero antiglobulina humana se obtiene inyectando animales mamíferos, generalmente conejos, con globulinas humanas purificadas siguiendo un protocolo estándar de inmunización. De acuerdo con este protocolo se prueba el suero de los conejos y se escogen los que han respondido mejor a la inmunización. Se obtiene sangre total de los mismos (no es imprescindible sacrificarlos) y se hace una mezcla de plasmas que se procesa para obtener un reactivo especifico que será capaz de detectar globulinas humanas, especialmente gamma globulinas y componentes del complemento. La mezcla indicada se diluye con una solución tampón (pH aprox. de 7) que contiene una pequeña cantidad de albúmina bovina; se le añade un 0,1 % de azida sódica (N3Na) como conservante. Para evitar errores en la utilización del reactivo obtenido, que es incoloro, puede adicionarse un colorante verde.

La prueba de la antiglobulina humana permite detectar e identificar inmunoglobulinas y/o componentes del complemento unidos a hematíes, ya que, añadido a hematíes sensibilizados producirá su aglutinación a condición de que dichos hematíes hayan sido lavados a fondo con suero salino fisiológico para eliminar las proteínas plasmáticas que no estén unidas específicamente a los mismos (Fig. 8).

 

Figura 8. Mecanismo de acción del reactivo antiglobulina humana

 

Prueba de antiglobulina directa

Detecta loa anticuerpos o componentes del complemento fijados in vivo en los hematíes de un paciente. Por ello, podemos aplicar dicha prueba al estudio de la enfermedad hemolítica del recién nacido y de las anemias hemolíticas, ya sean autoinmunes o inducidas por fármacos y de las reacciones transfusionales (Tabla I)

 

PRUEBA DIRECTA

·        Enfermedad hemolítica del recién nacido

·        Anemia hemolítica por autoanticuerpos

·        Anemia hemolítica debido a fármacos

·        Investigación de reacciones transfusionales

PRUEBAS INDIRECTA

·        Investigación de anticuerpos

·        Pruebas cruzadas

·        Fenotipos eritrocitarios


Tabla I. Aplicaciones de la técnica antiglobulina


 

Prueba de antiglobulina indirecta

Detecta los anticuerpos o los componentes del complemento fijados in vitro a los hematíes durante un tiempo de incubación en el laboratorio. Tiene aplicación en el estudio de anticuerpos en un suero problema a través de hematíes de composición antigénica conocida (hematíes de escrutinio, paneles de hematíes, etc.), determinación de antígenos eritrocitarios a través de antisueros específicos y, por último, en las pruebas de compatibilidad pretransfusional (Tabla l).

El reactivo antiglobulina que se utiliza básicamente en todas las aplicaciones indicadas es un suero poliespecífico que contiene principalmente anti-IgG y anti-componente C3d del complemento, pudiendo contener además anticuerpos de otras especificidades: anti IgM, anti-IgA, anti-C3b, etc., pero no es conveniente que contenga anti-C4, ya que dicha especificidad no sólo carece de significado para el diagnóstico, sino que los resultados positivos debidos a la misma pueden confundir por tratarse de positivos falsos.

En una prueba de antiglobulina directa positiva con el suero poliespecífico, puede tener interés investigar, mediante los sueros antiglobulina monoespecíficos, el tipo de anticuerpo unido a los hematíes. Siempre que en los hematíes se detecte algún anticuerpo fijado, se puede separar mediante un proceso de elución y proceder a su estudio. Si únicamente están fijados componentes del complemento, no se puede efectuar ninguna elución pero ello constituye un dato útil para el diagnóstico (Tabla 11).

 

§         POLIESPECÍFICO

          Anti-IgG + Anti-componentes del complemento

§         MONOESPECÍFICO

          Anti-IgG

          Anti-componentes del complemento


Tabla II. Reactivo antiglobulina

 

Los diversos sueros antiglobulina inmunoespecíficos se obtienen de modo análogo a los poliespecíficos, pero se utilizan las distintas fracciones separadas y purificadas para inyectar a los animales destinados a producir el reactivo, aunque en la actualidad se obtienen reactivos de calidad excelente gracias a los métodos de obtención de anticuerpos monoclonales.

Para los estudios de anticuerpos irregulares en sueros problema y las pruebas cruzadas, se ha cuestionado la utilidad de la presencia de anticomplemento en los reactivos antiglobulina humana, pero lo cierto es que favorecen la detección de algunos anti-Jka, anti-Jkb, anti-Fya y anti-K.



Anticuerpos monoclonales

La aplicación y perfeccionamiento de la técnica de los hibridomas (Kohler, 1975) ha permitido el uso de los sueros reactivo con anticuerpos monoclonales, es decir, derivados de una clona única de células y poseen por tanto, una sola especificidad.

Los anticuerpos monoclonales han sido útiles en el estudio de antígenos de los hematíes así como de otras células tisulares.

En el campo de los grupos sanguíneos han permitido la detección de subgrupos débiles de algunos antígenos.

También son valiosos los reactivos antiglobulina humana obtenidos por este procedimiento.

Para obtener los mejores resultados con los mencionados reactivos es preciso seguir las instrucciones de uso de cada preparador o fabricante.
 

Tomado de la Dra. Julia Mas.

http://www.educadist.buap.mx/libros/Microplacas/a05.htm