Búsqueda personalizada

 

Genu varo (piernas en arco)

Las piernas en arco de origen fisiológico suponen una combinación torsional que es secundaria a la posición normal intrautero. la cápsula posterior de la cadera tensa produce una contractura en rotación externa. Al momento del nacimiento el niño presenta un ángulo entre el fémur y la tibia de aproximadamente 30°, con el crecimiento este ángulo va disminuyendo hasta 0°, valor que se alcanza cercano a los 2 años de vida y posteriormente este ángulo se hace negativo en forma progresiva, dando como manifestación clínica el Genu Valgum (rodillas pegadas), hasta la los 7 años aproximadamente, , edad en la cual este valor se normaliza hasta los valores del adulto de 5° en el hombre y 10° en la mujer.

Algunos niños presentan un genu varo más acentuado que otros y generalmente se acompaña de Torsión Tibial Interna, en estos casos hay que hacer énfasis en un diagnostico precoz y decidir si es necesario o no implementar medidas terapéuticas.

En ocasiones, sobretodo si existe el antecedente del uso de andaderas, el niño presenta un Genu Varum marcado, por lo que no es aconsejable el uso de estos implementos, debido a que además de los problemas ortopédicos que produce, también aumenta la incidencia de accidentes. Si se sospecha que le magnitud de la alteración escapa de los parámetros fisiológicos esperados para la edad del niño, es necesario realizar una radiología de los miembros inferiores y determinar cual es el valor de la relación de el núcleo de crecimiento de la tibia con respecto al resto de la tibia; si este valor es de 11° o menos,  se hablaría de unvalor fisiológico, de lo contrario si este valor es mayor ó si existen alteraciones radiológicas en el núcleo de crecimiento de la tibia, estaríamos en presencia de una entidad patológica que recibe el nombre de Enfermedad de Blount. La historia de progresión rápida sugiere un cuadro patológico y no fisiológico.Cuando se combina con una torsión tibial interna, produce un aspecto clínico de piernas arqueadas. Como es fisiológico cabe esperar una resolución espontánea con el crecimiento y desarrollo normales. No se produce una mejoría sustancial durante el primer año de vida. Hacia los 2 años de vida, la mayoría de a los niños tiene las extremidades inferiores en una alineación rectal o neutra.

  Clasificación del Genu Varo.

Fisiológico.
Crecimiento asimétrico
       Tibia vara (enfermedad de Blount)
            Infantil
            juvenil
       Displasia fibrocartilaginosa focal
       Lesión fisiaria
            Traumatismo
            Infección
            Tumor
Trastorno metabólico
       Deficiencia de vitamina D (raquitismo nutricional
       Raquitismo resistente a la vitamina D
       Hipofosfatasia
Displasia Esquelética
       Displasia metafisiaria
       Acondroplasia
       Encodromatosis
 

Tibia Vara: La tibia vara idiopática, o enfermedad de Blount, es un trastorno infrecuente caracterizado por un crecimiento anormal de la región medial de la epífisis tibial proximal, que produce una angulación progresiva en varo por debajo de la rodilla. La tibia vara puede afectar a cualquier grupo de edad en crecimiento y se clasifica como infantil (1 -3 años), juvenil (4 a 10 años) y adolescente (11 años en adelante). La forma juvenil y adolescente se reúnen con frecuencia en un solo grupo como tibia vara de inicio tardío. Los tres grupos tienen características comunes, pero los cambios radiológicos en los grupos de comienzo tardío son menos pronunciados que en la forma infantil. Aunque se desconoce la causa exacta de la tibia vara, parece que es secundaria a la supresión del crecimiento por un aumento de las fuerzas compresivas en la región medial de la rodilla.

Manifestaciones clínicas. La forma infantil de tibia vara es la más frecuente. Entre sus características se incluyen un predominio en las niñas y en la raza negra, obesidad notable, ser bilateral aproximadamente en el 80% de los casos, un pico metafisario proximal prominente, torsión tibial interna y dismetría. Las características de la forma juvenil y adolescente (inicio tardío) son el predominio en los niños y en la raza negra, obesidad notable, altura normal o mayor de la normal, ser bilateral aproximadamente en el 50%, deformidad en genu varo lentamente progresiva, dolor como síntoma inicial, ausencia de pico metafisario proximal medial palpable, torsión tibial interna mínima, leve laxitud del ligamento colateral medial y dismetría suave de las extremidades inferiores. Parece que las diferencias entre los tres grupos se deben principalmente a la edad de comienzo, la magnitud del crecimiento restante y la intensidad de las fuerzas compresivas mediales. El grupo infantil es el que mayor deformidad puede sufrir y el adolescente el que menos.

Evaluación radiológica. En estos niños se obtiene por lo general una proyección anteroposterior en bipedestación de ambas extremidades inferiores y otra lateral de la extremidad afectada. La posición del niño en apoyo en carga permite observar mejor la deformidad clínica. Puede medirse el ángulo metafisodiafisario, que resulta útil para distinguir entre el genu varo fisiológico y el comienzo de una tibia vara. Resulta difícil lograr el diagnóstico radiológico antes de los 2 años de edad. Las características principales en el grupo infantil son la fragmentación con una deformidad en escalón prominente y el afilamiento de la metáfisis tibial proximal medial. Los cambios en la metáfisis tibial proximal medial son menos pronunciados en las formas de inicio tardío, que se caracterizan por un acuñamiento de la región medial de la epífisis, un hundimiento articular posteromedial leve, una fisis con curva cefálica serpiginosa y una fragmentación o afilamiento leve o ausente de la metáfisis proximal medial.
En algunos casos, hay que recurrir a la RM o a la TC para evaluar los meniscos, la superficie articular de la tibia proximal o la integridad de la fisis tibial proximal. Estos métodos suelen reservarse para las deformidades más graves.

Tratamiento. El tratamiento de la tibia vara puede ser conservador o quirúrgico para la forma infantil. La tibia vara de inicio tardío se trata mediante cirugía.

CONSERVADOR. El tratamiento con ortesis puede estar indicado en los niños con tibia vara infantil menores de 3 años de edad con deformidad leve. Aproximadamente en el 50% de estos niños la deformidad se corrige bien. Debe utilizarse una ortesis rodilla-tobillo-pie con un único tutor medial, sin bisagra en la rodilla. Deben colocarse cintas y protecciones sobre el fémur distal y la tibia proximal para aplicar una fuerza en valgo. La ortesis debe llevarse 22-23 horas al día. En la actualidad se recomienda no mantener la ortesis más de un año. Si tras este período no se consigue la corrección o ésta empeora, estaría indicada una osteotomía correctora.

QUIRÚRGICO. Las indicaciones del tratamiento quirúrgico de la tibia vara infantil son la edad superior a 4 años, el fracaso del tratamiento con ortesis y las deformidades más graves. Los procedimientos de elección son una osteotomía tibial proximal valguizante y una osteotomía diafisaria peronea asociada. En la tibia vara de inicio tardío es necesaria también una corrección para restablecer el eje mecánico de la rodilla. Los procedimientos quirúrgicos son los mismos que para la tibia vara infantil. Las técnicas empleadas con más frecuencia son la osteotomía tibial proximal valguizante y la osteotomía diafisaria del peroné.

Volver a inicio