Búsqueda personalizada

Recopilado y enmarcado en el Manual de Normas del Servicio de Emergencia Pediatrica del Hospital Central de San Felipe. Estado Yaracuy. Venezuela por el Dr. Erwin Leal  Médico Especialista en Pediatría y Puericultura

 

De acuerdo con las publicaciones sobre taxonomía de escorpiones en Venezuela, los mismos en nuestro país están comprendidos en 4 familias, que incluyen 18 géneros y 103 especies, solo las 28 que pertenecen al género Tityus son peligrosas para el hombre. Es endémico en nuestras zonas montañosas. Encontrándose  usualmente en alturas superiores a los 600 metros sobre el nivel del mar.

 

            Como se indicó antes la gran mayoría de los escorpiones del país no posee veneno con características o en cantidad tal que represente peligro para el hombre. Todo emponzoñamiento que ocurra en la zona endémica para  el Tityus (Macizo Guayanés, Macizo de Turumiquire, toda la Cordillera de los Andes, La Cordillera de Perijá y la Zona sur del Lago de Maracaibo), debe considerarse potencialmente mortal sin importar la edad, su estado de salud o sexo. En estudios realizados en el laboratorio de Neurofarmacología Celular del IVIC se ha determinado que, si compramos el peso seco de los venenos, el veneno de los escorpiones del genero Tityus es 100 veces más mortífero que el de la serpiente cascabel.

 

            Gran cantidad de los emponzoñamientos que ocurren en Venezuela es debido a alguna de las 75 especies no peligrosas para el hombre, como es el Rhopalorus laticauda, estos producen poco dolor el cual desaparece pronto y no deja ninguna marca local visible, contribuyendo a practicas totalmente inútiles tales como pócimas bebidas, rezos, aplicación local de extractos de hierbas o vísceras del escorpión emponzoñador aplastado. Los escorpiones comen poco, una vez que usan el veneno duran 2 o 3 semanas en reponerlo, por lo tanto es poco probable que una persona picada  por un Tityus no reciba o reciba poco veneno y no sufra consecuencias aparentes.

 

            Características del Veneno: Se diferencia de otros animales ponzoñosos, tales como las hormigas, porque carecen de ácido fórmico, por eso, medidas de primero auxilios como aplicación de amoníaco (Cuerno de Ciervo) o bicarbonato son completamente inútiles y solo constituyen pérdida de tiempo. Los componentes tóxicos del veneno son polipéptidos (pequeñas proteínas) con peso molecular entre 3000 y 8000 gramos/mole, por su tamaño este tipo de molécula se absorbe rápidamente por el sistema linfático, a diferencia del veneno de las serpientes y algunas arañas. Los polipéptidos no tienen actividad proteolítica y por lo agudo del aguijón no produce ninguna lesión local. Deja, sin embargo, una zona eritematosa o blanquecina con un punto de inoculación, similar a cuando colocamos adrenalina subcutánea.

 

            Los polipéptidos son poderosos neurotóxicos produciendo la liberación masiva de neurotransmisores como la acetilcolina y adrenalina, produciendo hipertensión y hiperglicemia. Por ello el tratamiento común para algunos insectos como es la administración de adrenalina, agrava el emponzoñamiento escorpiónico y nunca debe ser parte del tratamiento, así como, las soluciones con glucosa están contraindicadas por agravar la hiperglicemia que produce el veneno.

 

            Manifestaciones Clínicas: La liberación masiva de acetilcolina es responsable de los síntomas muscarínicos tales como bradicardia, hipotensión, frialdad, miosis, sudoración, sialorrea, contractura de músculo traqueal y bronquial, hipersecreción bronquial, vómitos, incremento de la motilidad y fibras musculares del estómago y dolor abdominal. Este ultimo se agrava con el desarrollo de pancreatitis aguda que con mucha frecuencia ocurre cuando se trata del T. Discrepans. La liberación de la adrenalina produce irritabilidad, convulsiones, rubicundéz, oliguria, midriasis, palidéz, hipertensión arterial, taquicardia, arritmia cardíaca y priapismo. El veneno del Tityus es capaz de inducir microembolias y una reacción inflamatoria generalizada una de cuyas consecuencias se confunde con el “Edema Agudo de Pulmón” aún cuando su fisiopatología, la clínica, el tratamiento y el pronóstico de este cuadro no tienen nada en común con el edema agudo de pulmón propiamente dicho. Por esta razón en base a resultados experimentales usando veneno de T. discrepans, se ha propuesto recientemente que el cuadro producido por el veneno debe ser llamado ”Síndrome de Dificultad Respiratoria por Escorpionismo (SDRE) y no edema agudo de pulmón como ha sido costumbre.

 

 

Clasificación de los casos de Escorpionismo según su gravedad

 

Severidad de los casos

 

Síntomas

Glicemia

Amilasa Plasmática

 

# Ampollas

 

Síntomas locales

 

Dolor, eritema o zona blanquecina

 

Normales

 

Observar

6 a 8 horas

 

Leve

 

Dolor local, náuseas, vómitos, sialorrea y dolor abdominal

 

 

Puede estar elevada

> 120 mg% y 60

 

 

2 ampollas

 

 

Moderada

 

Clínica leve mas miosis o midriasis

palidéz cutánea y mucosa, sudoración, hipotensión.

 

Elevadas

> 170 mg% y 120

 

 

3 ampollas

 

 

Grave

 

Clínica moderada mas arritmias cardíacas y/o respiratorias, priapismo, hipertensión o hipotensión arterial, irritabilidad, rubicundéz, convulsiones, taquicardia, shock distributivo

 

 

 

Elevadas

> 200 mg% y 240

 

 

 4 ampollas

             

Las alteraciones electrocardiográficas pueden presentarse desde el mismo momento de la admisión, estas pueden clasificarse en:

 

A)    Trastornos de la Conducción A-V: Bloqueo A-V de primer o segundo grado, raramente bloqueo A-V completo.

B)    Trastornos del Ritmo Cardíaco: Taquicardia sinusal, Bradicardia sinusal, Extrasistoles ventriculares o Supraventriculares, Fibrilación auricular y  Taquicardia paroxística supraventricular sostenida.

C)    Trastornos de la  Repolarización Ventricular: Aumento de voltaje,, Acuminación, aplanamiento o inversión de la onda “T”, infradesnivel del segmento ST, alargamiento del QTc.

D)    Trastornos de la conducción Intraventricular: BRDHH y BRIHH.

 

Tratamiento Específico

 

El Antiveneno Específico contra Tityus utilizado en Venezuela no es un Suero es un FABOTERAPICO. El AVE producido en Venezuela es de excelente calidad.

Un FABOTERAPICO es un preparado de inmunoglobulinas ALTAMENTE PURIFICADAS a las cuales se le ha removido la cadena Fc. que fija  las inmunoglobulinas a los receptores del paciente y por tanto elimina, para cualquier consideración práctica, la posibilidad de un shock anafiláctico, tan temido con un suero heterólogo o con una inmunoglobulina completa la  confusión porque en el envase no se hace referencia a la condición de FABOTERAPICO del AVE y se describe como suero e incluso se hacen advertencias sobre un supuesto riesgo de enfermedad del suero . El número de ampollas a utilizar se hará solo por vía intravenosa, diluido en 50 ml de solución fisiológica en una hora a través de un Soluset.

 

Tratamiento Inespecífico:

 

1.- Reposo

2.- Fluidoterapia según los requerimientos del paciente. No usar soluciones glucosadas.

3.- No usar Adrenalina:  hay un incremento de catecolaminas en circulación debido al efecto estimulante del veneno sobre las glándulas adrenales y terminaciones nerviosas.

4.- Analgésico: Dipirona a dosis de 40 a 80 mg/kg/día, VIV.

5.- Esteroides: solo si hay  antecedentes alérgicos, se recomienda Hidrocortisosa a 5 – 10 mg/kg/día  C/6 horas o dexametasona a dosis habitual.

6.- Si hay convulsiones usar Difenilhidantoína a 10 mg/kg/dosis y 5 mg/kg/día de mantenimiento.

 

Exámenes de Laboratorio

 

Hematología Completa, Glicemia, Amilasemia, Electrolitos séricos, Gases arteriales y EAB, CPK  y

CPK-MB. Además realizar ECG y Rx de tórax.

 

 

Complicaciones:

 

1.- Pancreatitis: Se produce una pancreatitis edematosa por el efecto del parasimpático que estimula la secreción del jugo pancreático transformándose el tripsinógeno en tripsina, la enzima hialuronidasa ayuda a aumentar la permeabilidad capilar dando origen al cuadro. La presencia de enzimas proteolíticas pueden transformarla en  hemorrágica y los restos necróticos en pseudoquistica.

            El Ecosonograma revela datos positivos cuando la glicemia es > 200 mg% y la Amilasemia es > 520 u/l.

 

2.- Falla Cardíaca: Por efecto directo sobre el miocardio, al igual que la disminución aguda y súbita  de la “Compliance” del ventrículo izquierdo debido a la acción de las catecolaminas liberadas, con el consiguiente deterioro severo de la capacidad de llenado diastólico, todo esto aunado a la elevación de la presión arterial sistólica y subsecuente deterioro de la capacidad de vaciamiento del ventrículo izquierdo.

 

3.- Síndrome de Dificultad Respiratoria por Escorpionismo: Este se había explicado en últimos 20 años por aumento de la permeabilidad vascular pulmonar por la acción de sustancias vasoactivas liberadas por el veneno, pero en los último años se han presentado casos sin haber tenido complicaciones cardíacas. Investigadores Brasileños y Venezolanos han demostrado que el SDRE ocurre por una vía indirecta y que el mismo puede ser prevenido con heparina en animales de experimentación, ya que envuelve la cascada de coagulación sanguínea.

            Se utilizan las medidas generales como el uso de Furosemida a 1 mg/kg/día VIV, Digitálicos y Oxígeno húmedo.

 

Bibliografía:

 

1.      Angela Sibilia, María Rosillo. Pancreatitis hemorrágica por Escorpionismo. Arch Venez Puer Pediat 1992; 55 (3): 151

2.      Olivia Sequera de Lanciotti, L. Sandoval. Emponzoñamiento escorpiónico en niños. Arch Venez Puer Pediat 1992; 55 (3): 132

3.      María Rosillo, Zoraida Ferre, Judith Rodriguez, Olga Jaimes, Lisbia Requena. Complicaciones a corto, mediano y largo plazo a nivel pancreático del emponzoñamiento escorpiónico. Cinco años de seguimiento. XI Congreso Nacional de Pediatría "Dr. Gustavo H Machado" Caracas, 1999. Disponible en:

 http//www.pediatria.org/avpp/9962/99623/rosillo

4.      María E. Gordillo, Alicia G. Bogliolo, Alicia Delloni. Escorpionismo en Pediatría. Arch Argent Pediatr 2000; 98 (5): 296.303

5.      José Vicente Mota, Carlos Sevcik Reseña del Tratamiento del Emponzoñamiento por Escorpiones del género Tityus en Venezuela. Disponible en:

http//www.pediatria.org/pedaldia/escorpiones.htm

6.      José Luis Porras, María Rosillo, Mariano P. Escorpionismo por Tityus discrepans, estudio retrospectivo 1983 – 1998. Arch Venez Puer Pediatr 1994; 57 (2): 98-105

 

 

Volver a emergencias pediátrica